S?bado, 18 de abril de 2009

CHISTES.
Aviso fúnebre.
A un hombre se le muere la suegra y se dirige al periódico para publicar el obituario.
El hombre entra a la oficina de anuncios y dice:
Quiero poner un anuncio por la muerte de mi suegra.
Muy bien, señor. Le adelanto que son 10 Euros por palabra.
mmm...… OK. quiero que ponga: “Murió Josefina”.
Disculpe, no le expliqué bien, son mínimo 5 palabras, o sea 50 Euros.
Pero yo solo quiero gastar 20 Euros.
Ya le dije que no puede ser, así que si quiere piénselo un rato y después vuelve con las 5 palabras…
El hombre se va molesto y regresa a los 10 minutos y dice:
- OK, Ya se que poner en el anuncio…
- ¿Si?, dígame…
- Quiero que ponga: “Murió Josefina”.
- Y las otras 3 palabras?
- Vendo Toyota Corolla! 

El hombre soñado.
Dos solteronas tenían una farmacia heredada del padre.
Un día entra un hombre y pide un condón.
Una de las mujeres le saca uno talla 42.
-No, es pequeño- aclara el hombre.
Le saca uno talla 44.
-No, creo que todavía es pequeño.
Saca y saca, y la última talla que le queda es un 50, pero el tipo insiste que no, que es pequeño. Entonces, la mujer, dirigiéndose al interior del local, grita:
-Susana, el señor necesita un condón talla 52 y ya no nos quedan, ¿qué le ofrezco?
-¡Casa y comida y la mitad de la farmacia! 

Ante el juez.
A ver, cuénteme su versión de los hechos, dice el juez.
Verá, estaba yo en la cocina con el cuchillo de cortar jamón. En esto que entra mi mujer, tropieza, cae sobre el cuchillo y se lo clava en el pecho.
Ya – dice el juez – siga…
Pues, y así hasta siete veces.

Con moraleja.
Una madame abre la puerta del burdel, y se encuentra con un elegante caballero de mediana edad.
- ¿Puedo ayudarlo?, pregunta la madame.
- Quiero ver a Natalie, contesta el señor.
- Natalie es nuestra dama más cara...
- ¿Y...?, mire yo debo ver a Natalie, replica él.
Cuando aparece la tal Natalie le explica al caballero que ella cobra 3.000 euros por la visita. Sin pestañear, el hombre mete la mano en el bolsillo y le entrega treinta billetes de cien euros. Ambos entran en una de las habitaciones y al cabo de una hora el tipo sale silbando.
La noche siguiente, el mismo caballero aparece nuevamente pidiendo ver a Natalie.
Le entrega otros treinta de cien, entra en una de las habitaciones durante una hora y luego se va.
Cuando aparece nuevamente una tercera noche consecutiva, nadie puede creerlo.
Nuevamente le entrega a Natalie tres mil euros y desaparecen durante una hora.
Al salir, Natalie le dice al tipo:
- Nadie había usado mis servicios tres noches consecutivas. ¿De dónde es Ud.?
El tipo replica: de Badajoz.
- ¿En serio?, contesta ella. Tengo familia en esa ciudad.
- Lo se, dice el caballero. Tu padre falleció y yo soy el abogado de tus hermanas.
Ellas me pidieron que te entregara tu parte de la herencia: 9.000 euros.
Buenas noches. Ha sido un placer.
MORALEJA: Ciertas cosas en este mundo son inevitables: La muerte, los impuestos y que te joda un abogado. 
 

El incendio.
En medio de un feroz incendio, el jefe de bomberos descubre que faltan dos de sus hombres... inquieto comienza a buscarlos, sin resultado alguno. De pronto, se da cuenta que uno de los camiones se mueve ritmicamente y de manera extraña, se acerca, abre la puerta y descubre a sus dos hombres, uno encima del otro en pleno fuqui-fuqui.

Asombrado exclama:
- Pero ¿que estan haciendo?
Uno de ellos responde :
- Es que aqui el compañero tenia problemas de asfixia por el humo.
- Y por que no le haces respiracion boca a boca?
- Y como cree que empezamos?

El último día del cartero.
Esto es un tío que le dice a su padre:
Oye … tengo dos noticias que darte. Una buena y otra mala.”
Y dice el padre: “ Empieza por la buena, pues ...”
“Tu airbag funciona de maravilla…”

Después de 35 años repartiendo a diario el correo en el mismo barrio, llega el último día de trabajo para el cartero.

Juan comenzó su último día por la primera casa de siempre y salió la familia entera a felicitarle entre aplausos.

En la segunda casa le regalaron una caja de puros con dedicatoria.
La familia de la tercera dirección le obsequió con un magnífico equipo de pesca, su afición favorita.

Y siguió su reparto, despidiéndose de tantas y tantas personas conocidas que le estimaban y con las que había compartido tantas vivencias.

Hasta que llegó a la última casa de su ruta habitual, donde lo esperaba María, la

joven y hermosísima dueña, con un camisón negro casi transparente.

Ella le cogió de la mano, lo metió dentro, cerró la puerta, lo llevó al dormitorio y le sentó en la cama.

Con música de fondo de Barry White y Quincy Jones le obsequió con un sensual streptease y luego... le hizo el amor apasionada y desenfrenadamente.

Después de dos fantásticas horas de sexo ... ella le preparó un exquisito desayuno

con tostadas, fruta, bollería y café.

Cuando Juan levantó la taza de café vio que debajo había un billete de 10 €.

Juan dijo: No tengo palabras para describir lo maravilloso que ha sido todo, pero... ¿los 10 euros?.

María: Bueno, es que anoche le comenté a mi marido que hoy sería tu último día de

trabajo y que debíamos hacer algo especial  para ti, y mi marido dijo:

"Dale 10 euros y que le follen"... ¡El desayuno ha sido idea mía!.


Publicado por titosotelo @ 12:58  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios