Viernes, 05 de junio de 2009

Dedicado a las personas que nacieron entre 1950 y 1975 (y antes).
La verdad es que no sé como hemos podido sobrevivir. ... sobrevivir a nuestra infancia.

Aunque no todo tiempo pasado fue mejor ¿eh?. Porque fuimos la generación de la "espera"; nos pasamos nuestra infancia y juventud esperando.

Teníamos que hacer "dos horas de digestión" para no morirnos en el agua, dos horas de siesta para poder descansar (?), nos dejaban en ayunas toda la mañana del domingo hasta la hora de la comunión para... todavía no sé para que, los dolores se curaban esperando.

Pero... Mirando atrás, es difícil creer que estemos vivos en la España de antes:

Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bag, ¡Íbamos sueltos en el asiento trasero haciendo fiesta! ¡Y eso no era peligroso!, hacíamos viajes de 10h - 12h con cinco personas en un 600 y no sufríamos el síndrome de la clase turista.

Cuando íbamos en tren la carbonilla se nos metía en los ojos pero éramos felices sentados en aquellos trenes de asientos de madera y que tardaban 2 horas en hacer 60 Kms, ya que iban parando en todas las estaciones y apeaderos…

No había sistemas de seguridad en las puertas de los coches, llaves en los armarios de detergentes o químicos domésticos, ni en los botiquines de los medicamentos, ni frascos de medicinas con tapa a prueba de niños.

Las camas tenían como mucho escaleras si eran literas y los juguetes eran multicolores de madera o de latón con piezas que se soltaban y pintados con unas tintas “dudosas“ conteniendo cualquier “veneno”.

La gente andaba en bicicleta de un sitio a otro, sin casco, guantes, espinilleras o coderas...

eso sin contar cuando hacíamos auto-stop e íbamos con cualquiera que nos parara. Más tarde en moto, sin papeles,¡¡¡y no la habíamos robado!!!.

Los columpios eran de metal y con esquinas en pico, y jugábamos a "lo que hace la madre hacen los hijos", esto es a ver quien era el mas bestia.

Y aquellos famosos carritos de ruedas que pasábamos horas construyendo con trozos de rodamientos para bajar por las cuestas y sólo entonces descubríamos que nos habíamos olvidado de los frenos. Y aquellos quienes tenían la suerte de vivir cerca de una bajada medianamente asfaltada, podían intentar batir records de velocidad y hasta verificar en el medio del camino que habían gastado la suela de los zapatos, que eran usados como frenos... ó que estaban descalzos...

Después de algunos accidentes... ¡Todos los problemas estaban resueltos!

Lo mismo hacían los más afortunados con las bicicletas, pero tampoco tenían freno y les duraban 2 días. Después de chocar con algún árbol, aprendimos a resolver el problema.

Jugábamos al escondite, al trompo, a "churro va", al pañuelo, a la panda y nadie sufrió hernias ni dislocaciones vertebrales.

Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces de la calle. Nadie podía localizarnos. ¡Y nuestros padres no sabían dónde estábamos! ... ¡Era increíble! No había teléfonos móviles...

Nos buscábamos maderas donde fuera y hacíamos una fogata para asar patatas y contar historias de miedo.

Comíamos dulces a voluntad, pan con mantequilla, bebidas con (dañino) azúcar. No se hablaba de obesidad, si acaso alguno era gordo y punto.

Jugábamos siempre en la calle y éramos súper activos ... Compartíamos con nuestros amigos chupar de las mismos recipientes y nunca nadie murió por eso ....

Bebíamos agua directamente del grifo, del caño, de una manguera, o de las fuentes de los parques, agua sin embotellar!!! y no aguas minerales en botellas ¨esterilizadas¨, algunos incluso chupaban el grifo.

Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la "escopeta de perdigones", antes de ser mayores de edad y sin adultos, ¡¡DIOS MÍO!!. También cogiamos pájaros poniéndoles cola en las ramas donde se posaban y cuando quedaban pegados los cogiamos y nos los llevábamos para las jaulas de madera que teníamos en casa. También íbamos a coger grillos metiéndoles pajitas y si se resistían no dudábamos en mear en los agujeros y cogerlos cuando salían.

¿Y quién no tuvo un cachorro Rin Tin Tin? Nada de piensos. Comían la misma comida que nosotros (la mayoría de las veces los restos) ¡Y sin problema alguno!

¿Baño caliente? ¿Champú? ¡Nada! Uno agarraba al perro y otro con una manguera (fría) iba echando agua y refregándolo con (créanlo) jabón (en barra) ¡De lavar la ropa! ¿Algún perro murió o se enfermó por causa de eso?

Teníamos clases de tarde y de mañana, e íbamos a almorzar a casa.

Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila que, rara vez, tenía refuerzo para los hombros y, mucho menos, ruedas!!!

Íbamos a jugar a la calle con una sola condición: volver a casa antes del anochecer.

¡Verdad! Allá afuera ¡En ese mundo inseguro! ¿Cómo era posible? Jugábamos al fútbol en la calle, con una portería de dos piedras... nadie quedaba frustrado y no era ¡“EL FIN DEL MUNDO“!

Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas de refrescos o lo que se pudiera beber y nadie se contagio de nada. Solo nos contagiábamos los piojos en el cole. Cosa que nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente o como mucho nos echaban Neocide en polvo.

Brazos enyesados, dientes partidos, polos rasgados, cabeza pelada. ¿Alguien se quejaba de eso?

Todos tenían razón, menos nosotros...

Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables.

Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosa de niños y se curaban con Mercromina y unos puntos. La mitad de los compañeros de clase tenía la barbilla rota o algún diente mellado...

Nadie a quién culpar, sólo a nosotros mismos. Tuvimos peleas y nos partíamos la cara unos a otros y aprendimos a superarlo.

No tuvimos Playstations, Nintendo 64, vídeo juegos, 99 canales de televisión, películas en vídeo, sonido surround, móviles, computadoras ni Internet, pero nos lo pasábamos de lo lindo tirándonos globos llenos de agua y tirándonos por los suelos destrozando la ropa.

Nosotros si tuvimos amigos. Íbamos en bici o andando hasta su casa así viviesen a kms. de la nuestra, entrábamos sin tocar e íbamos a jugar ó quedábamos con ellos en algún sitio y salíamos. O ni siquiera quedábamos, salíamos a la calle y allí nos encontrábamos y  jugábamos a las chapas, al peón, a las bolas, a la lima, al taco, al rescate, a la taba..., en fin tecnología punta.

¡Imagínense!, sin pedir permiso a los padres, y nosotros solos, allá fuera, en el mundo cruel ¡Sin ningún responsable! ¿Cómo lo conseguimos? Hicimos juegos con palos y balones de fútbol improvisados, perdimos mil balones de fútbol, y comimos pipas, y aunque nos dijeron que pasaría, nunca nos crecieron en la tripa ni tuvieron que operarnos para sacarlas.

En la escuela teníamos buenos y malos alumnos. Unos pasaban y otros suspendían. Nadie iba por eso a un psicólogo ó psicoterapeuta. No había la moda de los superdotados, ni se hablaba de dislexia, problemas de concentración, hiperactividad. Algunos estudiantes no eran tan inteligentes como otros y repitieron curso. ¡Que horror, no inventaban exámenes extra!. Quien no pasaba, simplemente repetía curso y lo intentaba de nuevo ¡el año siguiente!

En los juegos de la escuela, no todos participaban en los equipos. Los que no lo hacían, tuvieron que aprender a lidiar con la decepción. Veraneábamos durante 3 meses  seguidos, y pasábamos horas en la playa sin crema de protección solar ISDIN 15, sin clases de vela, de paddle o de golf, pero sabíamos construir fantásticos castillos de arena con foso y pescar con arpón.

Y ligábamos con las chicas persiguiéndolas para tocarlas el culo y jugando a beso, verdad y atrevimiento, no en un Chat diciendo Sonrisa Muchas risas :P

Éramos responsables de nuestras acciones y arreábamos con las consecuencias.

No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si trasgredíamos alguna ley, era inadmisible, si acaso nos soltaban un guantazo o un zapatillazo. ¡Ellos protegían las leyes!

Tuvimos libertad, fracaso, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello.

No te extrañe que ahora los niños salgan medio gilipollas.

Cuando fuimos creciendo a nuestras primeras fiestas le llamábamos “Merendolas” y cuando fuimos mas mayores “Guateques”, eran animadas con tocadiscos con agujas de diamante deslizándose sobre los discos de vinilo, y ya en los Guateques con luz roja y un delicioso cocktail  hecho de sangría o cap de frutas, y ya nos creíamos unos hombres.

Teníamos: Libertad, Fracasos, Éxitos y Deberes.¡...y aprendimos a lidiar con cada uno de ellos!

La única verdadera pregunta es: ¿Cómo la gente consiguió sobrevivir?

Y sobre todo ¿cómo conseguimos desarrollar nuestra personalidad?

Para acabar preguntaros. ¿Te acuerdas de…

- Aquel tiempo, cuando las decisiones importantes se tomaban mediante un práctico...

 'Pito-pito gorgorito... ¿dónde vas tu tan bonito?'... A la era verdadera... pim pom fuera!”

- Se podían detener las cosas cuando se complicaban con un simple...' No ha valido' o  'Eso no vale' o 'Trampa, noo, trampa'                

- Los errores se arreglaban diciendo simplemente...'Empezamos otra vez'  
- El peor castigo y condena era que te hicieran escribir 100 veces... "No debo..."
- Tener mucho dinero, solo significaba poder comprarte unos cacahuetes o una bolsa de chucherías a la salida del cole...

- Hacer una montaña de arena, podía mantenernos felizmente ocupados durante toda una tarde… 

- Para salvar a todos los amigos en las cogidas bastaba con un grito: '¡Por mí! ¡Por todos mis compañeros y por mí primero!

- Siempre descubrías tus más ocultas habilidades, a causa de un ' ¿A que no haces esto? 
- No había nada más prohibido que jugar con fuego...                               

- ¡TONTO EL ÚLTIMO! Era lo único que nos hacía correr como locos hasta que sentíamos que el corazón se nos salía del pecho…    

- El ladrón y policía era solo un juego para el recreo, y por supuesto era mucho más divertido ser ladrón que policía…         

- Los globos de agua eran la más moderna, poderosa y eficiente arma que jamás se había inventado…                

- La mayor desilusión era solo haber sido elegidos últimos para el equipo del cole.

 - Los hermanos mayores, eran el peor de los tormentos, pero también los más fieles y feroces protectores. 

- Nunca faltaban los caramelos que tiraban los Reyes Magos, ni el dinero que nos dejaba el Ratoncito Pérez bajo la almohada…         

- ' GUERRA' solo significaba arrojarse tizas y bolas de papel durante las horas libres en clase…         

- Quitar las ruedas pequeñas a la bici significaba un gran paso en tu vida.   

- El mayor negocio del siglo era conseguir cambiar los diez cromos repetidos por el que hacía tanto tiempo que buscabas…

- Hacer cabañas con ramas cuando íbamos de excursión al campo nos entretenía durante horas.... Hasta que venían a avisarnos de que teníamos que marchar y llorábamos desconsolados…                        

- Todos te admiraban si lograbas cruzar la comba mientras saltabas…     

- Era un gran tesoro si encontrabas trozos de escayola en los cubos de basura y poder dibujar en el suelo y jugar...                                                       

- Creerte superman o supergirl... y ponerte el 'babi' del cole a modo de capa mientras subidos en cualquier escalón deseabas con todas tus fuerzas poder volar como ellos… 

- Todas estas simples cosas nos hacían felices, no necesitábamos nada más que un balón, una comba y dos amigos con los que hacer el ganso durante todo el día…

SI PODÉIS RECORDAR LA MAYORÍA DE ESTAS COSAS Y HE CONSEGUIDO QUE SONRIÁIS. ENTONCES SIGNIFICA QUE HABÉIS TENIDO UNA INFANCIA FELIZ...Y QUE TODAVÍA OS QUEDA DENTRO ALGO DEL NIÑO QUE ÉRAMOS NO HACE TANTO TIEMPO.

¡NUNCA PERDÁIS AL NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO!  ÉL/ELLA DA SENTIDO A NUESTRA VIDA 

Por cierto... ¡¡EL ÚLTIMO SE LA queda!! ahora la llevas tú

Y para acabar si tú eres uno de ellos. ¡Enhorabuena! Pasa esto a otros que tuvieron la suerte de crecer como niños, antes de que las APAS, los abogados, legisladores todo tipo de colectivos, ONGS y los gobiernos regulasen nuestras vidas, nos volvieran a todos imbéciles, intentando convencernos que era por nuestro propio bien.


Publicado por titosotelo @ 20:46  | LOS MEJORES
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios