Jueves, 02 de diciembre de 2010

?

IDIOMAS, EXILIOS Y C?CKTELES MOLOTOV?Arturo P?rez-Reverte 2010 JUL 10

    ??

Me inquieta el n?mero de j?venes que en los ?ltimos tiempos piden consejo. Qu? debo hacer, qu? libro debo leer, qu? estudiar o qu? caminos abandonar, c?mo puedo conciliar lo que sue?o con el paisaje desolado en que ustedes, los mayores, me han convertido el horizonte. Cuando preguntan cosas as?, intento abrir camino a la esperanza. Lee esto, prueba con aquello, viaja a tal sitio. Traza tu camino con sentido com?n y con decencia. Pero hay d?as en que ese discurso no me sale. , la ratonera donde viven atrapados tantos j?venes dolorosamente l?cidos. No siempre puede transmitir esperanza quien a veces no la tiene. Hace unos d?as, durante uno de los breves contactos que mantengo con lectores y amigos a trav?s de la red social Twitter, me encontr? dando a uno de ellos, que preguntaba qu? leer con veintisiete a?os y en paro, una respuesta inquietante para m? mismo: ?Un libro para aprender idiomas y largarse, o uno donde aprender a fabricar c?cteles molotov?. Lo de la cocteler?a era broma, hasta cierto punto. Pero la primera parte del consejo me sali? sincera. A veces creo que esto no tiene soluci?n. Que este pa?s irresponsable, hist?ricamente enfermo, est? condenado a repetirse a s? mismo hasta la traca final. Y en cada ocasi?n recuerdo lo que, de ni?o, o?a a mi abuelo paterno, que era l?cido, culto, republicano, y usaba sombrero, sobre todo para quit?rselo ante las se?oras: ?Artur?n, aprende franc?s, que es muy triste ir al exilio sin hablar idiomas?. Le hice caso, y hablo un franc?s de puta madre. Tambi?n, a menudo, uso sombrero. Pero entre viajes y libros se echaron los a?os encima. Ahora ya me da igual irme o quedarme. Estoy cansado. Soy demasiado mayor, y hay d?as en los que s?lo me levanto con ganas de morir matando.
Espa?a fue, durante siglos, muchas cosas buenas y malas. Hoy es algo parecido a intentar introducir una especie de barra o varilla por una serie de piezas hechas con agujeros desiguales: cada uno de un di?metro diferente, hechos de materiales distintos y situados en diferentes posiciones. No hay pulso que enhebre el invento, ni posibilidad de que nadie alinee aquello y funcione la maquinaria. Sin embargo, me resisto a creer que nada pueda hacerse.?No escribir?a estos art?culos, en tal caso. Sigue habiendo, pese a todo, gente que lucha y se arriesga, empresarios dignos, funcionarios decentes, j?venes solidarios y valerosos capaces de levantarse y trabajar cada ma?ana. De pelear, si hace falta. Amigos en quienes esperar y confiar. Por eso duele m?s. Esa gentuza iletrada, infame, que ha hecho de la pol?tica su forma de vida y de nosotros su negocio, desvalija el pa?s y se lleva por delante las instituciones en su ?vida carrera por el dinero y el poder. Destroza el futuro. La impunidad de esos golfos la garantizan millones de ciudadanos ap?ticos sentados ante el televisor, viendo el f?tbol y a Bel?n Esteban mientras aceptamos, aborregados, que nos conviertan en un pa?s miserable, cutre, exclusivo para turistas baratos de cerveza y vomitona. Un lugar sin industria ni recursos propios, sin clase media, hecho de buscavidas y mendigos, de subvenciones mientras las haya, de putas y camareros. Dicho sea con todo el respeto para las putas y los camareros. Que, a este paso, ser?n quienes nos den de comer.

Publicado por titosotelo @ 17:34  | Culturales
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios