S?bado, 23 de julio de 2011

Facundo Cabral tambi?n ten?a a Sara como uno de sus temas predilectos, aquella que cuando joven, abandonada y embarazada, no ten?a c?mo imaginar que su nombre ser?a mencionado en medio mundo y que millones de personas la adorar?an sin conocerla gracias a su hijo. Nadie, tampoco, ten?a c?mo imaginar que el s?bado un grupo armado con fusiles de asalto interceptar?a el todoterreno en que viajaba rumbo al aeropuerto de la capital de Guatemala y acribillar?a al amante m?s leal y apasionado que la libertad ha tenido. Parad?jicamente, el Boulevard se llama Liberaci?n y el atentado se realiz? el mismo d?a en que Argentina celebraba su independencia. David Llanos, su representante, qued? ileso, porque el objetivo no era ?l, sino su compa?ero de aventuras. Facundo no ten?a edad porque un hombre tiene la edad de la mujer que ama y por eso a los cuarenta se cas? con una joven de veinte y ella y su hija murieron al accidentarse su avi?n, as? que no envejeci? jam?s. La Madre Teresa de Calcuta le pregunt? entonces: "?Y qu? vas a hacer con todo el amor que te sobra?". Luego lo llev? a lavar leprosos a Calcuta y al amor que le sobraba lo desparram? por el mundo. El mes pasado le dije: "Hay dos canciones que han marcado mi vida: My Way y la tuya". Al decir "la tuya", no hac?a falta aclarar a cual me refer?a. "Es que es la misma canci?n", me cont?. "Es la misma, pero la escrib? a mi manera". Fue una noche, en Punta del Este, all? por 1970, en tiempos en que yo era alcoh?lico y compart?a una velada con Cafrune y otros amigos y comenc? a improvisarla con varias copas de m?s. Al d?a siguiente me visit? un empresario art?stico que hab?a estado con nosotros y me trajo un casete. Le pregunt? que era aquello y me dijo: "Esta es la canci?n que te grab? anoche. Desde entonces se han hecho cientos de miles de copias". Con Facundo ten?amos una gran coincidencia. Ninguno necesitaba una casa para vivir, sino una causa. Quiz? por eso lo mataron. Sus canciones lo llevaron a exiliarse cuando la Argentina cay? bajo las botas de los militares y la cuesti?n era callarse, ser obsecuente con el r?gimen o morir. Su vida nunca fue f?cil, su muerte tampoco pod?a serlo. A la periodista de TV LIBRE, Noem? Fern?ndez le confes? que esta era su ?ltima gira porque ya el cuerpo lo atormentaba con algunas enfermedades. Tal vez sin darse cuenta, o porque algo present?a, se estaba despidiendo de todos nosotros. Al final de un recital de la semana pasada, seg?n cuenta el diario PRENSA LIBRE, le dijo a 5.000 personas: "Ya les di las gracias a ustedes... que despu?s sea lo que Dios quiera, porque ?l sabe lo que hace". El dolor nunca le fue ajeno. De los siete hijos de Sara, cuatro murieron de hambre y fr?o, en Tierra del Fuego. Cuando era adolescente y consigui? trabajo como pe?n rural, el alcohol y la delincuencia lo llevaron a un reformatorio, pero fue el descubrimiento de su dios lo que le llev? a cambiar de vida. Luego se puso una guitarra al hombro y recorri? el mundo cantando y hablando de la vida, el amor, de Sara, de Teresa y de cu?nta gente buena conoc?a. La UNESCO lo declar? "Mensajero Mundial de la Paz". Ya estaba casi ciego cuando lo encontr?, sin embargo me dijo que le diera mi ?ltimo libro ya que a?n pod?a leer con lentitud. Facundo honr? la vida porque cumpli? con el sagrado deber de buscar la felicidad pese a todo. Ten?a claro que la felicidad no es un derecho, es una adquisici?n, o que al decir del Quijote, la libertad es un bien muy preciado por el cual bien vale la pena dar la vida si es preciso. Era un amante universal y no ten?a una casa, sino una causa. Una buena raz?n para matarlo.

?

?

?

?

?

?

?

?


Publicado por titosotelo @ 20:37  | Culturales
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios