Mi?rcoles, 14 de diciembre de 2011

WELLS CHAPEL
En cierta ocasión una familia inglesa pasaba sus vacaciones en Escocia, y en uno de sus muchos paseos observaron una preciosa casita de campo que de inmediato les pareció hermosamente encantadora para su próximo veraneo y decidieron alquilarla para el año siguiente.
Indagaron y averiguaron quién era el dueño de la casa, y resultó ser el Pastor de la comunidad, al que se dirigieron para pedirle que les enseñara su pequeña finca, y éste amablemente les mostró el lugar, que tanto por sus comodidades como por su situación, les gustó, quedando comprometidos a tomarla en alquiler para las vacaciones del siguiente verano.
De regreso a Inglaterra, recordaron, detalle por detalle, cada habitación... pero de pronto, se dieron cuenta de que no habían visto dónde quedaba el cuarto de baño.
Y dado el sentido práctico de los ingleses, decidieron enviar al propietario una carta preguntándole la situación del W.C. (Water Closet o baño) dentro de la casa, en los siguientes términos:
- Estimado Pastor:
Soy miembro de la familia que hace unos días visitó su casa con deseos de alquilarla para nuestras vacaciones y hemos advertido que omitimos enterarnos donde está el W.C. por ello quiero suplicarle que nos indique su situación.
Finalizó la carta y la envió al pastor.
Al recibir la carta el dueño de la casa, desconociendo la abreviatura W.C., jamás usada en Escocia, juzgó que se trataba de una capilla anglicana llamada "Wells Chapel" y sin más preámbulos contestó de inmediato a la familia en los siguientes términos:
- Muy señor mío:
De acuerdo a su petición, tengo el agrado de informarle que el lugar por el que pregunta se encuentra a tan sólo 12 Km. de distancia de la casa, esa distancia puede resultar un poco molesta, sobre todo si se tiene la costumbre de acudir con frecuencia, pero algunas personas llevan la comida y permanecen allí todo el día.
Algunos van a pie y otros en tren, en bus o en tranvía, y de ordinario todos llegan en el momento preciso.
Hay sitio para 400 personas cómodamente sentadas y 100 de pie.
Los asientos están tapizados en púrpura y fino terciopelo rojo y el lugar tiene aire acondicionado para evitar asfixias y malos olores en caso de emergencia.
Se recomienda llegar temprano para conseguir asiento y ocuparlo pues de lo contrario podrá sucederle lo mismo que a mi esposa quien, más de una vez, tuvo que permanecer durante todo el acto de pie, y por eso no soporta tener que acudir a este servicio.
Los niños de ambos sexos se sientan juntos y todos cantan en coro durante el acto.
Quiero comentarle que a la entrada se da un papel a cada uno para utilizar en el interior. Si no puede conseguirlo por haberse acabado en el reparto, no se preocupe, puede usar el del compañero de asiento, pues siempre se acostumbra a compartirlo con alguien, pero la salida hay que devolverlo para seguir usándolo durante todo el mes.
Todo lo que allí queda depositado será destinado para dar de comer a los pobres huérfanos del Hospicio San Carlos de nuestra comunidad.
Debo aconsejarle que acompañe siempre a los niños de corta edad pues la concurrencia suele ser numerosa y estos pueden perder sus lugares o perturbar a otros asistentes.
Ya es costumbre que en algunas ocasiones importantes haya fotógrafos especiales que toman fotografías en diversas actitudes y poses, con diferentes expresiones faciales, en todas las posiciones posibles, las cuales se publican habitualmente en la sección de Vida Social de las revistas del condado y los diarios de mayor tirada de la ciudad.
Así el público podrá conocer a los asistentes y altas personalidades en el momento de realizar actos tan humanos, tan personales y tan dignos como éstos.
De esta forma terminaba la carta.
Los ingleses al leerla, casi se desmayan y decidieron cambiar el lugar de sus vacaciones.

Publicado por titosotelo @ 15:36  | Chistes
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios